Los valores en las organizaciones humanas

Los valores en las organizaciones humanas

Comenzamos una serie de publicaciones sobre la importancia de los Valores para el éxito profesional de las personas y las organizaciones: esta primera la hemos titulado:

LOS VALORES EN LAS ORGANIZACIONES HUMANAS

¿Por qué tienen tanta importancia para las personas conocer sus valores, dirigir por valores, tener valores…? ¿Qué poder tienen para conducir nuestro comportamiento profesional? ¿Y para que las empresas creen entornos de compromiso?

Se publica mucho sobre lo que son, de dónde vienen o que se puede hacer con ellos, aunque no hay muchas perspectivas sobre su impacto en el éxito de las organizaciones… cuando la mayor parte de éstas y de las personas no tienen éxito.

Al respecto, permitidnos hacer varias aseveraciones:

  • Los psicólogos estudian a las personas; los sociólogos estudian las organizaciones.
  • Cuando los individuos fracasan, sufren como individuos; cuando las organizaciones fracasan, todos sus individuos sufren.
  • La calidad de la vida de las personas depende de las organizaciones en las que se encuentran incrustados.
  • Lo que es bueno para una organización siempre es bueno para los miembros individuales, pero no siempre al revés: es el problema de los “versos sueltos”.

Es por eso por lo que entendemos que centrarse en la efectividad organizacional primero y en el bienestar individual después tiene un sentido más práctico, aunque puede ser mucho más complejo, dado el enfoque que habitualmente se le da...para nosotros, el factor crítico es la cultura, y ésta solo se entiende si conocemos los valores.

Si las personas que comparten valores tienen mucho más éxito, sea lo que sea lo que afronten: parejas, grupos, equipos deportivos o de proyectos, asociaciones… ¿será tal vez lo mismo para las organizaciones?

Algunos datos interesantes que la ciencia nos revela y de los que no siempre somos conscientes:

  • Los padres y los niños tienden a compartir las mismas creencias políticas y religiosas, comida, preferencias ocupacionales y culturales… aunque luego los vivan de manera diferentes (y asumiendo que no somos iguales a nuestros padres)
  • Los valores son sorprendentemente similares a través de las generaciones: aunque existan momentos de rebeldía o confrontación, la similitud es consistente, y la razón es obvia: los niños adoptan inconscientemente los valores de sus padres; los valores son el ADN de transmisión cultural.
  • Los valores de una cultura son parte del entorno al que las personas deben adaptarse. La mayoría de las personas adopta esos valores sin pensarlo; algunas se rebelan.
  • Las personas rara vez cuestionamos nuestros propios valores; los valores son, en su mayoría, inconscientes.
  • Los valores son el núcleo de la identidad personal…y crean prejuicios
  • No todos los valores son igual de “valiosos”, de hecho, algunos son malvados, al igual que algunas culturas (la avaricia NO es buena); y algunos producen mejores resultados que otros.
  • Nos gustan las personas que comparten nuestros valores y no nos gustan las personas que no comparte nuestros valores (Hipótesis de atracción por similitud de Byrne)

En resumen, ¡¡los valores son poderosos¡¡ y, a menudo, determinantes inconscientes del comportamiento social.

Y ¿cómo se aplican los valores a las empresas? Responderemos a ello en nuestra próxima publicación: EL PODER DE LOS VALORES

EL PODER DE LOS VALORES
La trampa del carisma
Top
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Cerrar