El valor de los valores para los equipos

El valor de los valores para los equipos

Los grupos son la unidad de trabajo humana por defecto. En la mayoría de los tipos de trabajos, la gente tiende a cooperar y a colaborar para conseguir hacer el trabajo. Incluso cuando el trabajo no necesita de una colaboración, preferimos hacerlo cerca de otros – pensar en los clubes de cerveza o en los cruceros.

Cuando el trabajo requiere cooperación, las personas son seleccionadas en equipos principalmente sobre la base de sus habilidades funcionales. Un equipo quirúrgico se basa en las habilidades especializadas de las enfermeras, anestesistas y cirujanos, por ejemplo.

Sin embargo, un gran grupo de investigaciones ha demostrado que seleccionar a las personas puramente en función de las habilidades funcionales no es garantía para conseguir un equipo efectivo y unido; las características de nivel profundo como la personalidad y los valores también emergen como esenciales para desarrollar la cohesión social y mejorar el rendimiento (Bell, 2007). Usted puede poner juntos en un equipo a los mayores talentos del mundo, y todavía puede dejar de funcionar como una unidad cohesiva. Los Cleveland Cavaliers son un ejemplo, y los equipos de la NBA muestran que la suma de talentos puede conducir a un peor rendimiento (Swaab, Schaerer, Anicich, Ronay, & Galinsky, 2014).

Pensemos un momento: trabajar con un colega hábil pero que también es irascible, desorganizado e indiferente, hace que sea más difícil conectar como grupo e introduce los “costos de transacción” para mantener la armonía grupal-La actual Casa Blanca de los Estados Unidos contiene el ejemplo más visible de este principio en acción-. De hecho, la única forma de crear un equipo que valga más que la suma de sus colaboradores individuales es seleccionar a los miembros sobre la base de la personalidad, las habilidades “soft” y los valores.

Cuando la mayoría de los miembros del equipo comparten los mismos valores, el equipo se vincula más fácilmente. En un estudio con estudiantes universitarios, los equipos con miembros que compartían valores personales significativos, como la tradición, el poder o el altruismo, demostraron mayor cohesión en comparación con sus homólogos menos similares (WOEHR, Arciniega, & Poling, 2013). Una serie de estudios del Servicio Nacional de Salud Británico mostró que los equipos cuyos valores eran congruentes se identificaron más fuertemente como grupo y fueron más innovadores (Mitchell, Parker, Giles, Joyce, & Chiang, 2012). Dado que los valores son una guía para las opciones de comportamiento, los miembros del grupo que comparten valores similares tienen más probabilidades de ponerse de acuerdo sobre las acciones de grupo y viceversa. De esta manera, los valores determinan la cultura del grupo, y ofrecen una visión del peso que el equipo pondrá en las decisiones.

El equipo de investigación de Hogan exploró, recientemente, el vínculo entre los tipos de habilidades especializadas que la gente exhibe y los valores que mantiene el equipo. Esta relación tiene grandes implicaciones para predecir cómo los equipos abordarán tareas particulares y se comportarán en el trabajo, tales como la búsqueda de resultados, la mentalidad comercial o el valor de la innovación.

Por ejemplo, es más probable que los equipos de trabajos manuales contengan miembros cuyas personalidades podrían describirse como pragmáticas: de mentalidad dura y práctica (Sistemas de evaluación de Hogan, 2016). Es importante destacar que estos equipos también tienen más probabilidades de compartir valores relacionados con la toma de decisiones intuitiva, la autosuficiencia y los bajos niveles de interacción social (menor afiliación).

En cambio, los equipos que contengan miembros creativos (es decir, que demuestren un alto grado de apertura a las ideas y a la curiosidad) también son mucho más propensos a compartir valores relacionados con el pensamiento analítico, la rentabilidad y el logro de resultados – piensen en las agencias de publicidad.

Los equipos que conforman individuos orientados a los resultados, como los equipos de liderazgo, tienen más probabilidades de compartir valores relacionados con el poder, el comercio y la afiliación, y es menos probable que respalden los valores relacionados con la seguridad y el altruismo. Podemos predecir con seguridad que la cultura de estos equipos será asertiva, confiable, socialmente extrovertida e independiente.

Cuando se construyen equipos, siempre hay una relación entre las habilidades necesarias para hacer el trabajo y la personalidad que emerge del grupo. Nuestra nueva investigación muestra que el tipo de personas que forman el equipo determina su cultura, su estilo de toma de decisiones, y la probabilidad de vinculación y compromiso.

Otra sombra del lado oscuro: descarrilar por la in...
Refresh Hogan
  • InTalent Assesment es Distribuidor en España de Hogan Assessment Systems.
     
  • 655 801 298
  •  Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Envíanos un mensaje

  Email no enviado..   Su email ha sido envíado..
Top
Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web. Al continuar utilizando este sitio web, está dando su consentimiento a las cookies que se utilizan. Política de Cookies. Acepto las cookies de este sitio. Acepto